SANDRO HOY

Hoy en día el "Ciclón de Pontedera" vive en una hermosa quinta rodeada de verdes colinas, pinos seculares y árboles de frutas y vid, en su región de la Toscana. Derroto la nostalgia que le provoco el abandono de aquellos que en momentos de infortunio se alejaron, se sobrepuso para dedicarse a su familia y construir lo que hoy en día es su espléndida demora. 

El secreto de sus logros después de haberse retirado del mundo deportivo esta en su familia: su esposa Marisa, que es también su consejera, y la madre de sus dos hijos, David y Simone, los cuales son un tenaz apoyo para el Campeón. Además de ser ópticos, sus hijos cuidan y manejan profesionalmente las relaciones publicas del Campeón. Todas las mañanas Sandro se levanta temprano, desayuna bien, practica una hora de ejercicio para mantener su optimo estado físico y se dedica a su hobby preferido: La Vid!



El se ocupa personalmente de sus parrales, cuida y controla cada sarmiento, cada mata y únicamente después de haber revisado personalmente cada retoño permite que sus trabajadores procedan con sus labores. Su dedicación, cuido y amor es recompensado después de la vendimia cuando el néctar de su vid se trasforma en vino. Su vino es compartido con pocos privilegiados, sus amigos mas queridos y sus familiares, y el visitante ocasional siempre es convidado un buen vaso de su vino.


Las personas que visitan nuestro Campeón se quedan asombras de la gran cantidad de trofeos, imágenes de la época que conforman la galería de los recuerdos del boxeador, son tantos dichos recuerdos que la familia tuvo que preparar otra sección de la casa para hospedar todos los recuerdos de las victorias del Campeón.

Entre los premios mas recientes esta El Valentino de Oro, el cual le fue entregado en la ciudad de Terni.


Hoy en día Sandro tiene 65 años, pero sigue siendo el hombre honesto, de limpios principios que siempre fue, un hombre que nunca cedió a compromisos que le hubieran permitido permanecer bajo la luz de los reflectores mas tiempo del debido.

Esta satisfecho de cómo le ha ido en la vida; solo se puede hablar bien de este hombre, que nunca le vendió el alma al diablo, por ser un hombre libre, puede aun caminar con la cabeza bien en alto, pues los tiempos de amargas polémicas han terminado y el tiempo de cosechar los frutos de su tenacidad y paciencia no tardan en llegar. Por ahora, el sigue estando en el Tope del Mundo!

 



 

credits
Norma sulla Privacy
facebook youtube ita eng esp flash version